Seguidores Raros y Únicos:

jueves, 31 de diciembre de 2015

Art Of Moving On Primera parte: Scarleth la fría. Capítulo 1

Primera parte:
Scarleth la fría.




Capítulo 1

-¿Café?- preguntó Ash.
Scarleth levantó la mirada el computador y bostezó.
-Por favor- pidió- mmm aún no encuentro nada- dijo estirando los brazos y pestañando varias veces rápidamente para que la somnolencia se vaya.
-Deberías darte un descanso- Ashley se sentó frente a Scar-, haz trabajado en este caso dos semanas y hace cuatro que apareció – hizo un mohín –, sabes que al departamento no le interesa si lo atrapas o no.-
-Sé que no les interesa, pero si lo hago sabré que he cumplido con lo que prometí al unirme aquí- dijo en tono serio.
-¨Ningún caso carece de importancia, todas la vidas tienen el mismo valor, bueno tal vez no todas. ¨- recitó de memoria Stephen, que se encontraba en la puerta-
-Deja de hacer eso- le lanzo un borrador pequeño pero ni lo rozo.
-Mala puntería pequeña- Se unió a ellas sentándose junto a Ashley.
Para Scarleth eran los únicos amigos y compañeros de verdad que tenía en ese sitio y eso solo se debía a que habían estudiado juntos, y ahora empezaban juntos por fin algo cerca de las ligas mayores.
Al principio solo se encargaban de llevar y traer café a sus jefes, o de ordenar documentos o de planificar sus vacaciones. Pero ahora tenían una oportunidad única.
Un asesino en serie estaba suelto, su misión era encontrarlo y  atraparlo, bien hasta ahí, claro sino fuera porque a la policía no le interesaba en lo más mínimo atraparlo, porque resulta que este asesino mata a asesinos, lo cual no tenía sentido y en beneficio en cierto modo para la policía, que se ahorraba papeleo e investigaciones, pero para guardar la apariencias le habían puesto el caso a Scarleth, Ashley y Stephen.
҉ Flash Back҉
¨- La agente Scarleth Johnson estará a cargo de este caso. Creemos en su capacidad, habilidad y juventud, creemos que es tiempo de que nuevas mentes tomen en sus manos casos de gran relevancia como este, y no lo hará sola por supuesto sino con la ayuda de los agentes Ashley Harper y Stephen Blake, y por si fuera poco yo me encargare de supervisarlos.
Estamos seguros de que este equipo lograra meter a ese asesino tras las rejas-.¨
҉ Fin Flash Back҉
Sí claro, en las dos semanas su supuesto supervisor el detective Duncan Laird no había hecho nada y solo los había visitado una vez para la segunda ronda de prensa, donde el único que hablo fue él diciendo que estaban trabajando sin descansar para aclarar el caso, lo cual era una reverenda mentira.
Pero ella y sus compañeros no hacían esto para aparentar frente a la prensa, sino porque realmente les importaba el caso y querían demostrar que un caso como este podía ser resuelto por tres jóvenes totalmente capacitados y que la inteligencia no dependía de la cantidad de años.
-¿Quieren ir a comer algo y por un café cargado?- Preguntó Scarleth.
-Bien, y nos contaras tus avances- dijo Stephen.
҉            ҉
-Nada, nada, sigo donde empecé, solo sé que el asesino trata de encontrar a alguien con la descripción de cabello negro, estatura alrededor de 1.74 y de mediana edad, todas sus víctimas, si es que pueden ser llamadas así, tienen las mismas similitudes  - tomó un respiro- por eso les deja la tarjeta ¨todavía te busco¨ es un mensaje para quien realmente quiere asesinar- bebió un trago largo de café y suspiro con pesar.
-Bueno, yo te tengo algo nuevo- dijo Stephen y posó sus ojos en él. Siempre utiliza la misma pistola, todas la balas corresponde al mismo una Ruger semiautomática 380 con un cargador de 15 balas.-
Eso le hizo dar un respingón a Scarleth.
-Te adoro -dijo señalándolo- eso me da nuevas pistas – aun masticaba su panecillo, trago y contestó –, lo siento me emocione, bueno debo volver a trabajar.
-Ni lo pienses – la detuvo Ash- ¿Qué es más importante el caso o tus amigos?
Scarleth puso sus ojos en blanco.
-Ustedes- dijo a regañadientes
-Bien, entonces hoy, o lo que queda de hoy – miró su reloj eran las 6:45 de la tarde – dejaras el trabajo y volverás a ser una humana normal y no una pobre chica que se explota a sí misma.
-De acuerdo- Scar suspiro y se concentró solo en sus amigos. Sabía que Ash tenía razón, pero... también quería demostrar de lo que era capaz.
-Pongámonos al día entonces- dijo Ash-. Nike tiene algo que contarnos- dio una sonrisa curiosa.
-Sabes que odio que me llames así- dijo Stephen, que por cierto su segundo nombre era Nike, pero a él no le gustaba ese nombre, nadie sabía porque –. Pero sí, tengo algo que contarles.
Scarleth levanto una mano, como hacía en el colegio para responder una pregunta, jamás se le había quitado ese gesto.
-¿Puedo adivinar?-preguntó, él asintió con la cabeza.
-Tienes una nueva novia, se llama Margaret pero lo dicen o bueno tú le dices ¨Magie¨, es una rubia menuda estudiante de leyes, aja, eso dicen mis poderes psíquicos.
-¿Enserio?- dijeron en unísono Ash y Stephen, solo que ella en tono sorpresa y en tono medio sorpresa y medio reproche.
-Sip- se limitó a decir.
-¿Desde cuándo lo sabes? – Preguntó Stephen sin mirarla pero sonando amable.
-Bueno pongámoslo así: no dejes tu Facebook abierto en mi laptop, sino quieres que me entere tu vida privada- dijo sonriendo aunque se sentía algo extraña.
-Ajam y ¿Qué más sabes sobre Margaret?- preguntó por fin la miró.
-Nada.
-Sin mentir.
-Se saltó tres veces la señal de alto, dos veces los rojos, pero nada grave aparte de eso en su historial policial- dijo automáticamente.
-Así que revisaste su historia policial- dijo levantando las cejas-¿Por qué no me sorprende?.           
-Solo estoy siendo precavida, no quiero que mi mejor amigo salga con una psicópata secuestradora de chicos de ojos verdes para tomarles fotos extrañas- él la miró con una expresión que decía ¨¿enserio?¨.
-Podría suceder- se encogió de hombros Ash.
.Me preocupo por ti, eso es todo- dijo más seria Scarleth mirando por la ventana, pensando en que se sentiría tener a alguien a su lado como su novio. Pero con su carácter y su trabajo creí que eso sería de una probabilidad de una en un millón.
-Y te lo agradezco, pero no trates a mis novias como posibles criminales- dijo en tono gentil, sonriendo amablemente.
-¿Novias? ¿Estas con más de una?- la alarma se sentía en la voz de Ash.
-Es una expresión Ash- dijo poniendo los ojos en blanco-. Ahora si me voy- se levantó Scarleth de su asiento.
-No, no puedes irte – trato de detenerla Ash-, por favor.
-Estoy cansada, lo siento- tomo su bolso y el paraguas, una fina lluvia caía afuera, era mejor apurarse, saco algo de dinero y lo dejo sobre la mesa – Adiós cuídense, que tengas lindos sueños Ash, se feliz Stephen- y salió de la pequeña cafetería hacia su pequeño auto rojo que la llevaría a casa, con su libros sus frazadas y su café casero .Que la harían sentir bien, segura y cálida, en una noche fría donde habría una tormenta no solo afuera sino también dentro de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario